6 consejos con los que preparar nuestra casa en invierno

 

Teníamos muuuuuuchas ganas de volver a escribir para vosotros, y con este frío que se nos viene encima, qué mejor manera que daros unos consejos sobre cómo preparar vuestra casa para el invierno (y por supuesto, para el otoño fresquito)

Y es que, con estas ideas y trucos, queremos que además de que tengáis preparado vuestro hogar cuando las temperaturas son más bajas, también lo notéis en un importante ahorro energético, y por tanto, en la factura de la luz.

6 consejos para preparar mi casa para el frío invierno

Como os decimos, existen varios aspectos en nuestro hogar que podemos optimizar para que la temperatura interior de nuestra vivienda suba algún que otro grado, respecto a la que tendremos en el exterior.

¿Cómo podemos conseguir acondicionar nuestra casa, apartamento, piso, chalet…? Verás que es muy fácil, y tan sólo tendrás que seguir todos (o algunos) de estos pasos:

Revisa el aislamiento

Revisar el aislamiento de las ventanas de nuestra casa

Bajo nuestro punto de vista, si el aislamiento de nuestra casa no está en perfecto estado, tendremos puntos de entrada de corriente y frío en una o varias zonas de nuestra casa.

Esto es lo primero que tendrás que mirar, y nunca es tarde para hacerlo. Piensa que en verano, también te verás beneficiado de aislar la vivienda para conseguir entonces, que el fresquito de la casa se mantenga mejor.

Existen ventanas de doble cristal, que además te van a ayudar a aislar el ruido, además del frío. Pero si cuentas con ellas, tal vez tengas que verificar el estado de las mismas, y sellarlas convenientemente. E incluso, encuentra burletes por los que entre corriente, y tápalos.

Elimina las humedades

Elimina humedades en tu vivienda, para mantener mejor la temperatura

Cuando hablamos de “sensación térmica”, la humedad que tengamos dentro de nuestro salón, nuestra cocina, y nuestras habitaciones, juega un papel fundamental para sentirnos más o menos “calentitos”. De hecho, podemos tener un alto grado de humedad en una de las habitaciones de nuestra casa, y no tener ninguna en otras.

Por ello, es más que conveniente que revises paredes, techos y suelo, en busca de puntos que puedan estar ocasionando problemas de humedades que, tal vez hayan pasado desapercibidos durante la primavera o el verano.

Si tienes puntos que estén proporcionando humedad al interior de tu casa, y consigues solucionarlos (bien tú, o algún profesional) tendrás gran parte de la batalla ganada, y notaréis que las estancias son mucho más agradables. Además, la inversión que realicéis en calefacción será mucho más eficiente.

Mantén óptimo el sistema de calefacción

Mantener en óptimas condiciones el sistema de calefacción para mantener la temperatura ideal de nuestra vivienda en invierno

Seguramente sepas que tenemos a nuestro alcance sistemas de calefacción que superan nuestra imaginación. Desde el típico radiador de aceite, pasando por el calentito brasero en la mesa de camilla, emisores térmicos, climatizadores con bombas de calor, y llegando a sistemas tecnológicos robotizados. Eso sí, nos quedamos con una romántica chimenea, y una copa de vino.

Si utilizas radiadores, de nada vale que los pongas a máxima potencia, y que tengáis un aumento considerable de energía en un cortísimo plazo de tiempo.

En este caso, y en el resto de sistemas, lo mejor es que te adelantes a los acontecimientos y te hagas de algún sistema de programación que te permita ir adecuando la temperatura de las estancias progresivamente. Y si puedes planificar las horas de llegada que tenéis a casa, cuando venís del trabajo, del instituto, del cole… pues mejor aún.

Si usáis en casa radiadores, por favor te pedimos que no coloquéis ningún objeto encima, y no sólo porque estaréis desperdiciando el poder calorífico que emite, sino porque es un peligro importante que, a veces, no logramos apreciar.

En definitiva, baja unos grados el termostato, porque será el mejor aliado para que la temperatura de tu casa sea ideal y, aunque te cueste creerlo, ahorrarás entre un 6 y un 10% en tu próxima factura eléctrica.

Elige bien las cortinas y tu ropa

Las cortinas gruesas nos ayuda a mantener la temperatura de la vivienda en invierno

¡En serio! Tal vez seas de l@s que andan por casa en manga corta en pleno invierno. Tampoco nos extrañaría tanto, porque, a veces, somos algunos de los de nuestro equipo en ALCABE los que andamos en camiseta mientras trabajamos. Pero eso sucede porque estamos activos y moviéndonos mucho.

En tu caso, en tu hogar… sentad@ en el sofá… Olvídate de la manga corta, y elije ropa con la que te encuentres abrigad@ mientras estás en casa. Tal vez, si estás convenientemente vestid@, no necesites encender ningún tipo de calefacción.

Respecto a las cortinas, aunque puedas pensar lo contrario, palían la posible pérdida de temperatura interior de nuestra vivienda, más de lo que podamos imaginar. Nuestra recomendación es que utilicéis cortinas con telas gruesas, si es posible, claro está.

Utiliza alfombras (si te gustan, por supuesto)

Alfombras para mantener la temperatura de nuestra vivienda en invierno

Hay personas a las que usar alfombras, no les resulta del todo higiénico, o cómodo, bien sea porque exigen un mantenimiento exhaustivo de limpieza, o porque tienen que estar moviendo pequeños muebles con habitualidad, e incluso simplemente, por problemas de alergia. Si es tu caso, te recomendamos entonces que valores la posibilidad de instalar tarimas flotantes de madera, por toda tu casa.

Pero si os gusta el tema “alfombras”, y las usáis, estaréis protegiendo otra de las zonas que mayor pérdida de calor producen en vuestra vivienda: El suelo.

Aprovecha la luz solar

Dejar entrar la luz solar nos ayuda a mantener una óptima temperatura en nuestra casa durante el invierno

Y la idea que más nos gusta: Aprovecha la luz del sol. Y es que, la luz solar, todavía es gratis, y no hay nada más saludable que un precioso rayo de sol en pleno invierno.

La idea es que, cuando tengamos la oportunidad de disfrutar de la luz natural, y haya rayos de sol que puedan entrar a nuestro hogar, las cortinas se abran, las persianas de suban, y que dejemos que el sol haga su parte del trabajo, y que nos ayude a generar la temperatura deseada en nuestro salón, nuestras habitaciones, nuestra cocina… Eso sí, sin abrir ventanas y cristales, porque esto provocaría que el calor que estamos acumulando se disipe.

 

Lo que sí que te garantizamos (otra vez) es que, si sigues estos pequeñitos consejos, habrás conseguido prepararte para que tu hogar sea el lugar más agradable para estar en invierno, y que las horas de disfrute con nuestra familia y nuestros amigos se conviertan en momentos únicos.

ALCABE, Aluminio & Cristal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies